sierra cadiz

  • El Templo de Melqart-Hércules en Sanctipetri - San Fernando (Cádiz)

     

     LAS DOS COLUMNAS DEL TEMPLO

    Primitivamente, Melkart fue una divinidad fenicia de la ciudad de Tiro, a la que estuvo consagrado en un principio el templo de Heracles en el islote de Sancti Petri en la antigua ciudad de San Fernando (Cádiz). Su culto, centrado en el fuego sagrado de las ciudades, se extendió por todas las colonias de Tiro. Era la forma fenicia del dios Baal. Originariamente era un dios agrícola, del campo, la vegetación, la fecundidad y la primavera, por lo que su ritual comprendía una serie de ritos de muerte y resurrección cíclicos anuales, coincidentes con las estaciones del año. No obstante, también era una deidad marina

    Interesa señalar que el templo tirio se convirtió en una especie de modelo para otras edificaciones semejantes. De hecho, la mayor parte de templos mediterráneos siguieron algunos aspectos de su construcción como la dirección este – oeste, y las dos columnas. La mayor parte de los templos que se construyeron al inicio del primer milenio A. C. por influencia tiria tenían dos columnas al ingreso. Los hebreos no tenían mayor experiencia en la construcción, aunque tenían conocimiento de la arquitectura de Egipto. Donde muchos monumentos tenían dos obeliscos en su frente.

    Cuando los hebreos toman la decisión de la construcción del templo, se recurrió a Tiro. El llamado Templo de Salomón sin duda se elevará bajo la influencia de Tiro. En el siglo I A. C. existía una alianza de los tirios con los hebreos que se concretó en la construcción del templo de Jerusalén. Hiram I de Tiro envió a Hiram Abif, el hijo de la viuda, al Rey Salomón para realizar la construcción.

    En el Libro de los Reyes se dice: “es que Hiram Abif hizo dos columnas a la entrada del templo, de dieciocho codos de altura, aproximadamente 8,5 metros. De bronce, huecas, con tres gavetas sin sostener ninguna viga”. Esta tradición se recoge en los templos masónicos.

    Estas columnas son el único elemento con nombre propio dentro del templo masónico. Los constructores del templo de Salomón se dividían en tres categorías, diferenciados por su experiencia y destreza: Aprendices, Compañeros y Maestros.

    Las Columnas son símbolo de fuerza. Son también los Pilares que sostienen a la Logia

     

     

     

     

     

  • La masonería, un fenómeno mal conocido que respondía a la actividad de una elite de clase media ilustrada motivada por una finalidad de regeneración social y promoción cultural, en función de principios de filosofía racionalista y de fraternidad universal y estructurado en "logias" federadas, se desarrolló en la Sierra de Cádiz desde finales del siglo XIX hasta la Segunda República constituyendo varios núcleos de notable importancia histórica.

    Debe su origen en esta zona, en gran medida, a la influencia del centro masónico constituido en la cercana población de Ronda, en la provincia de Málaga. Desde el año 1880, masones de localidades de la Sierra de Cádiz como Alcalá del Valle, Algodonales, Arcos, Benaocaz, El Bosque, El Gastor, Grazalema, Olvera, Prado del Rey, Puerto Serrano, Setenil, Ubrique, Villaluenga y Villamartín se integraron en la logia "Fiat Lux" de Ronda. Estos masones gaditanos se independizaron del núcleo rondeño entre los años 1887 y 1889, y constituyeron sus propias logias. En Grazalema fundaron "Luz de la Sierra"; en Villamartín "Luz de Matrera"; en Arcos "García Vao" y en Ubrique "América".

    En la misma época se constituyeron otras logias en la comarca, pero de origen distinto a las anteriores. Eran "Fraternidad", de Bornos; "Luz Clara", de Algar, y "Arcóbriga" e "Hijos de Arcóbriga", de Arcos.

    Desde la década de los ochenta hasta finales del siglo XIX, dos centros masónicos destacaron en la comarca.: el de Villamartín y el de Ubrique. El primero de ellos actuaba como sociedad de socorro y ponía el acento en la labor de beneficencia. El segundo desarrolló una tarea educativa y cultural que se plasmó en la creación de una Escuela Laica y de Adultos, una biblioteca y un círculo cultural.

    También promovió el núcleo de Ubrique una cooperativa de consumo y crédito que finalmente no llegó a ponerse en práctica. Tras una crisis de fin de siglo que afectó a la masonería de todo el país, solo la logia "América" de Ubrique logró reconstituirse. Desde entonces hasta la Segunda República un destacado número de miembros de esta logia se decantaron hacia el republicanismo político.

    Un sector de la burguesía ilustrada halló aquí una vía de participación política de carácter democrático y progresista intermedia entre la fuerte estructura caciquil de la época y el movimiento obrero anarquista, muy pujante entonces. Estos masones llegaron a intervenir en el gobierno municipal, en la junta local de reformas sociales y en la creación y sostenimiento de organizaciones obreras de orientación reformista y republicana. 

    De entre los personajes que desarrollaron sus trabajos masónicos en la comarca de la Sierra de Cádiz en aquellos años cabe destacar, entre otros, a Manuel Arenas Vinagre (1856-1918), dirigente del Partido Republicano de Ubrique, y Manuel Moreno Mendoza (1862-1938), periodista, líder republicano de Jerez, de donde fue alcalde en la II Republicana, y diputado en Cortes, creador de la Federación Regional de Andalucía de Sociedades Obreras y miembro de las logias "El Pelícano" de Jerez y "América" de Ubrique.

We use proprietary and third-party cookies to obtain statistical data on our users ' browsing and improve our services. If you accept or continue to navigate, we consider that you accept its use.